Girasol de carne y queso




Callaros que casi no os puedo subir la receta otra vez! Pues por un pelito eh. Resulta que esta vez, que por cierto, tengo que decir que esta vez el girasol me quedó peor que la otra vez, basta que una se esmere en dejar las cosas lo mejor posible para enseñarlas, para que salgan peor que nunca. Me pasa siempre esto. A lo que iba, estaba yo haciendo las fotos, así tal cual me veis, ahí toda mona con ese delantal que me encanta, en plan camarera con el girasol sobre una bandeja en la mano, haciéndome a mí misma la sesión de fotos, cuando llaman a la puerta... eran mis vecinos, y no se me ocurre otra cosa que abrir con el girasol en la mano!!!! Ya os podéis imaginar, una tiene que ser educada y más con sus propios vecinos, no vaya ser que se tomen la revancha y te amarguen la vida, lo que hace que recuerde una frase que me dijo mi abuela una vez: si quieres vengarte de un hombre, cásate con él. No sé a qué viene esto pero me ha venido a la cabeza y os lo he contado y de paso tengo que decir que mi abuela me ha dado siempre muy buenos consejos, y el primer consejo de cocina me lo dio ella, pero os lo cuento otro día que me lío y no acabo nunca.

A lo que vamos, solo tengo las dos fotografías que acompañan el post, no hay foto del quesito que se esconde ahí en medio, completamente fundido y del que dieron buena cuenta mis vecinos. Se trata de ir sacando ¿hojas? del girasol y mojándolas en el queso para comer ambas cosas juntas. Esta receta es muy similar al pan con camembert versión 1 y versión 2 soy muy fan de este tipo de recetas, además esta tiene el añadido de que la masa no lleva levadura, así que es hacer y usar, aunque ahora en verano es recomendable dejarla reposar en la nevera para que no se ponga excesivamente blandengue y poder formar el girasol sin problemas. Pero venga, os lo explico paso a paso ;-)


Girasol de carne y queso

Ingredientes para la masa:
400g de harina de trigo de todo uso (cantidad aproximada)
100g de vino blanco
100g de agua
100g de mantequilla blanda
1 cucharada de postre de sal

Ingredientes de relleno:
400g de carne picada (mix cerdo-ternera)
 2 ajos majados
1 cucharada de postre colmada de orégano
2 cucharadas soperas de salsa perrins
1 cucharada de postre colmada de pimentón dulce 
50ml de aceite suave de oliva
50ml de vino blanco
Sal y pimienta
1 Camembert de 125g


Preparación:

Esta receta es muy fácil de hacer y sobre todo muy cómoda. La noche anterior dejamos todo listo. Empezamos adobando la carne uniendo todos los ingredientes en un bol (excepto el camembert), los mezclamos bien, tapamos con papel film y a la nevera.

A continuación hacemos la masa. Amasamos todos los ingredientes, bien con amasadora o a mano, hasta obtener una masa que no sea nada pegajosa (si es necesario añadimos más harina) La dividimos en dos partes iguales y hacemos lo mismo que con la carne. La ponemos en un bol, tapamos con film y a la nevera.

Al día siguiente, una media horita antes de que la vayamos a consumir, precalentamos el horno a 160ºC (con aire) / 180ºC (sin aire) y le damos forma al asunto de la siguiente manera:

Retiramos de la nevera una de las partes de la masa y la estiramos tratando de darle forma circular. No la dejaremos excesivamente fina y la cortamos dándole un diámetro de 24 cm (Utilicé el aro de un molde desmontable como guía y con un cortador de pizza retiré el sobrante) Colocamos el queso en el centro.


Con ayuda de una cuchara vamos colocando la carne, dejando un pequeño espacio alrededor del queso y en el borde exterior. Una vez puesta la acomodamos debidamente con las manos para que luego al hornear no queden antiestéticos bultos.



Retiramos la otra mitad de la masa de la nevera y la estiramos dándole un diámetro, en esta ocasión, de 28cm. Necesitamos que sea ligeramente mayor que la anterior para cubrir la carne y el queso.


Colocamos una taza, tazón o lo que sea para marcar el rosco central, donde está el queso. Con un tenedor prensamos el borde exterior y pinchamos el borde donde hemos puesto la taza para que ambas masas se queden unidas.


Con un cuchillo afilado hacemos cortes de unos 3cm de ancho en todo el borde donde está la carne.


Giramos cada corte 90º en el mismo sentido y pincelamos con huevo. Introducimos en el horno unos 50 minutos. Retirar, hacer una cruz con un cuchillo en el centro donde está el queso y disfrutar cada bocado, mojando la carne en queso.  Esto está muy bueno!.



Notas:

La cantidad de harina es aproximada ya que cada una tiene un diferente poder de absorción, así que añadid hasta que la masa no resulte pegajosa.

Podéis añadir un poquito de pimentón picante a la carne. Le da un punto.

Le hubiera espolvoreado unas semillas de sésamo al girasol por encima antes de hornear, pero no sé donde las puse. Pero le dan mucha gracia al asunto.

Con este girasol comen bien 4 personas.

En cuanto lo repita pongo la foto del queso fundido chorreando por el girasol. Palabrita!

Espero que os haya gustado la receta, y como siempre, nos vemos en la próxima!