Bizcochitos de limón y chocolate



Estos bizcochitos son un bocado de cielo. La cobertura de chocolate les queda espectacular y es una forma súper fácil de decorar nuestros bizcochos además de enriquecerlos. ¿Recordáis cuándo os hablé de la "flotatina" en la receta del bizco-flan de vainilla y fresa? Pues esto es más o menos lo mismo, solo que en vez de gelatina, usamos chocolate y no es necesario que floten para conseguir recubrirlos, solo con volver a colocarlos de nuevo en el molde y dejarlos enfriar, obtendremos una cobertura fina y muy definida de chocolate, que dejarán nuestros bizcochos con un aspecto muy apetecible.

Como masa de bizcocho he usado la receta del cuatro cuartos (disminuyendo un poco la cantidad de azúcar) pero podéis aplicar esta decoración a cualquier otro bizcocho de vuestra preferencia. Solo hay que tener en cuenta que el molde debe ser de silicona para conseguir desmoldar fácilmente.


Ingredientes:

3 huevos M
150g de harina
120g de azúcar
150g de mantequilla a temperatura ambiente (blanda)
10g de levadura
Ralladura de un limón
Una pizca de sal
200g de chocolate de cobertura
2 cucharadas de aceite de girasol u oliva suave 



Preparación:

Precalentamos el horno a 160ºC (con aire) 180ºC (sin aire)

Engrasamos un molde de silicona de varias cavidades.

Colocamos en el bol de nuestra batidora la mantequilla, el azúcar y la ralladura de limón. Batimos a velocidad media-alta hasta que la mezcla blanquee y esponje (unos 5 minutos).
A continuación añadimos los huevos de uno en uno, batiendo bien entre medias sin añadir el siguiente hasta que el anterior esté completamente incorporado.
Unimos y tamizamos la harina con la levadura y la sal y lo añadimos al compuesto anterior. Batimos a velocidad suave hasta que la harina si integre y no haya grumos.
Distribuimos la masa en los moldes y horneamos durante 20 minutos o hasta comprobar que están cocidos.
Retiramos del horno, dejamos reposar 10 minutos y desmoldamos sobre una rejilla para que terminen de enfriarse.

Lavamos el molde en el que hemos horneado los bizcochos y nos aseguramos de secarlo bien. Rallamos o picamos finamente el chocolate y lo fundimos en el microondas en tandas de 30 segundos, removiendo bien entre medias y teniendo cuidado de no pasarnos y quemarlo. Una vez fundido, añadimos el aceite para licuarlo y obtener así una cobertura más fina.
Rellenamos 1/3 de los moldes con el chocolate fundido y colocamos de nuevo los bizcochos, haciendo una ligera presión para introducirlos por completo (ver foto de este proceso en las notas) Llevamos a la nevera hasta solidificar. Desmoldamos de nuevo y servimos.




Notas:

Con estas cantidades obtendremos 12 bizcochitos.

La masa de bizcocho es bastante espesa, así que para facilitarme la tarea, la introduje en una manga pastelera a la que corté una de sus puntas. Si no disponéis de ella, rellenáis los moldes con ayuda de una cuchara y no os olvidéis de golpearlo contra la mesa de trabajo para evitar burbujas de aire durante el horneado.

Ya lo veis en las fotos lo sencillo que es decorar de esta forma: Colocamos una base de chocolate fundido en los moldes en los que previamente hemos horneado los bizcochos y los volvemos a colocar en su lugar. Dejamos solidificar y listos para desmoldar y servir. 

La cobertura de chocolate no solo los hace más estéticos, sino que a la vez, protege la masa que recubren por lo que los bizcochos duran más tiempo frescos y tiernos.